Filtrar por

El blog de la sexóloga

Últimas publicaciones

Categoría: Bolas chinas

Filtros activos

Bolas chinas

Las bolas chinas son el conjunto de dos bolas unidas entre si por un cordón o por una pared de silicona, su principal función es hacer ejercitar los músculos vaginales de la mujer fortaleciendo toda la zona que esta unida con los músculos anales por el peso que estas llevan dentro las bolas.

 

Las bolas chinas su nombre indica de que país son originarías, nacen por la época de los feudales y ya por aquel tiempo su uso era estrictamente medico, ya que las usaban las mujeres después de los partos para fortalecer y recuperar su zona vaginal, entrenando a esta con unas bolas pesadas una iba dentro y la otra se quedaba fuera unidas por una cuerda larga, nada que ver con lo que hoy en día existe y su evolución.

 

Hay que quitar muchos mitos de que con las bolas chinas puestas vas a disfrutar mucho, no es su fin y pocas son las mujeres que solo el simple hecho de llevarlas puestas, se hayan sentido tan excitadas que hayan llegado al orgasmo.

 

Modo de uso

 

Su funcionamiento es muy sencillo, se introducen dentro de la vagina y se les deja cerca de la salida de forma que actúe la gravedad es por ello que al llevarlas puestas deberás estar la mayor parte del tiempo de pie.

 

Al principio por casa, y con el tiempo, podrás desde hacer la compra con ellas, hasta llevarlas en el trabajo, como irte a pasear con ellas puestas, una vez que ya te has acostumbrado a ellas puedes llevarlas tanto tiempo como te apetezca.

 

Eso si has de ser constante, la constancia hace que una vez dejes de llevarlas puestas los músculos aguanten mucho más tiempo tersos y con los beneficios que ellas han creado en tu cuerpo.

 

En esta sección están las bolas chinas dobles, estas se diferencian de otras en que cuando las pones vas a sujetar el peso mayor que te dan las bolas por eso os recomendamos que si decides comprar este tipo de bolas no tengas ya ningún tipo de perdida de orina o hayas tenido uno o más partos naturales.

 

En ambas situaciones puede ser que no sujetes las bolas por su peso y porque no tengas la fuerza suficiente, si te ocurre eso deberás comprar unas bolas chinas de una unidad.

 

Advertencia: las bolas chinas metálicas o de acero no están recomendadas para mujeres que no hayan entrenado mucho sus músculos vaginales, su peso superior al resto de bolas las hacen difíciles de sujetar, nunca las compres si no tienes el músculo muy ejercitado, puedes provocarte una lesión.

 

Los tiempos

 

Las bolas al ser para ejercitar un músculo que puede estar mas débil de lo habitual, ya sea por la edad, por partos naturales, al ir a entrenarlo debemos seguir unos pasos muy sencillos, estos requieren unos tiempos de sujeción de las bolas chinas dentro de la vagina: 

 

  • primera vez: reconocimiento, vamos ha hacernos amigas de las bolas, en este momento ponlas bien de pie o bien recostada en la cama, levanta y te mueves por la habitación, notando lo que sientes con ellas puestas, si no se caen deja las dentro durante unos diez minutos. Paso ese tiempo saca las y descansa.
  • la segunda vez: ya somos conocidas, esta vez ya es más fácil ponerlas y voy con mayor seguridad, las llevo mientras hago tareas del hogar o estoy preparando la comida, controlo la hora ya casi las he llevado una hora, las saco y descanso, mañana será otro día. 
  • la tercera vez: casi somos amigas, no me ha costado nada ponerlas y he empezado el día con ellas puestas, me he duchado, he preparado el desayuno, he recogido un poco la casa y hasta me he hecho la cama, uy han pasado 50 minutos, creo que por hoy es suficiente con mis amigas.
  • la cuarta vez: son como de la familia, nada mas despertarme me he acordado de ellas me las he puesto y al terminar mi rutina por casa me he ido con ellas a comprar, me he acordado y en un semáforo esperando a que me permita cruzar, he separado las piernas y he hecho esos ejercicios que me explicaron los kegel, he hecho los movimientos de aguantar el pis y los he contado, los he hecho tres veces en series de 30 movimiento cada vez. He llegado a casa y me las he quitado hoy me he dado una buena sesión de ejercicios vaginales.

 

Ya he conseguido mi primer objetivo salir con ellas puestas, a partir de ahora mi reto será irme de paseo con ellas, trabajar con ellas puestas, voy a ser constante y así tener la zona vaginal, fortalecida, bien lubricada y desde que las llevo tanto tiempo lo noto en mis relaciones sexuales, parece que controlo más los músculos y se diferenciar los movimientos.