Guía práctica de sexo oral (Parte 1)

337 Vistas 6 Me gusta

Muchas de las personas que nos escriben o que visitan nuestra tienda nos solicitan trucos para ser mejores amantes, especialmente en lo referente al sexo oral. Si quieres convertirte en un auténtico diablillo con la lengua sigue leyendo los consejos prácticos que hemos preparado, tanto si tu pareja es una mujer como si es un hombre. Lee, aprende, llévalo a la práctica, y disfruta, disfruta del sexo oral: recuerda que es perfecto como preliminar pero que también puede ser perfectamente una relación por sí solo.

 

Antes de ver las diferentes técnicas para el sexo oral, recordad que la principal es preguntar: cada persona somos un mundo y nos gusta una serie de cosas. Obviamente no hace falta que os hagan un mapa antes, eso podría “cortar un poco el rollo”, pero sí que hay que estar atentos a las señales que nos encontramos por el camino y a lo mejor explorar un poco los límites, con cariño porque podemos encontrar nuevas sensaciones fuera de la zona de confort (pero siempre con consentimiento de la pareja) 

 

Consejos prácticos si tu pareja es mujer

 

Lo primero es saber diferenciar las partes de la zona íntima femenina, es decir: labios mayores, labios menores, clítoris y entrada de la vagina.

 

Una vez te encuentres en la localización adecuada lo mejor es empezar con caricias, suavemente con tus dedos (¡cuidado con la uñas!... y los dientes!), recorre todas la partes delicadamente. Nuestra sugerencia es que te quedes un rato estimulando el clítoris (https://insinuat.com/Sexologa/post/24-caricias-sexuales-para-volver-loca-a-tu-pareja.html).

 

Cuando notes que tu pareja comienza a excitarse, es hora de comenzar con el acercamiento oral. Recorre la zona con la punta de tu lengua, sin prisa, humedece bien tu lengua las veces que sea necesario. No corras, tomate tu tiempo, mueve la lengua suavemente o también puedes dar pequeños golpecitos o incluso hacer círculos con la lengua. Combina estos movimientos de tu lengua con suaves besos con tus labios en la zona de los muslos y en la zona del clítoris. Poco a poco tu pareja se irá humedeciendo. En ese momento nuestro consejo es que comiences a centrarte en el punto clave de la mujer, el clítoris. Comienza con suaves besos y poco a poco deja que tu lengua empiece a moverse despacio al principio pero incrementando la intensidad y la presión de los movimientos de tu lengua. 

 

Movimientos que nunca deben faltar en un buen cunnilingus:

 

  • Mover la lengua en círculos
  • Dar rodeos sobre las superficies próximas (los muslos, la entrada del ano…)
  • Lamer de arriba abajo, podrás alcanzar más zona con un solo movimiento.
  • Penetración con la lengua.

 

Ten cuidado con...

 

Soplar: ojo puede ser agradable pero debes tener cuidado y estar muy atento al cuerpo de tu pareja y en caso de duda preguntar o seguir con otros movimientos de más éxito.

 

 con delicadeza, prueba primero con tus labios sin presión y si es agradable para tu pareja intenta poner un poco más de presión pero con mucho cuidado.

 

Publicado en:: Artículos, Somos expertos

Deja tu comentario