¿Estás haciendo mal el cunnilingus?

62 Views 3 Liked

Seguro que alguna vez te has preguntado si estás haciendo mal el cunnilingus a tu pareja, o al menos deberías preguntarte si ella disfruta lo suficiente con vuestras sesiones de sexo oral. Está claro que muchas mujeres gozan especialmente con el sexo oral, ¿dónde está entonces el secreto de sus amantes para que esta práctica sea la preferida de muchas mujeres? 

 

En InsinuaT te damos las claves de errores que no debes cometer al practicar el sexo oral con ninguna mujer:

 

Errores más habituales

 

  1. No pongas tu lengua en tensión (dura como una piedra) es mejor que tu lengua este firme pero no tanto como para ser desagradable o dolorosa al contacto. Y por supuesto si pones la lengua dura no golpees, especialmente en la zona del clítoris.
  2. No metas la lengua a fondo por dentro de la vagina, no estás buscando petróleo no es necesario que tu lengua se introduzca completa en tu compañera. Un poco es suficiente, simplemente que ella note tu cercanía y que sepa que eres capaz de introducir en este orificio otras cosas…
  3. No dejes la lengua muerta, esto consiste en que tu lengua se mueva de manera sensual e incluso orgásmica, ojo tener algo húmedo en inmóvil cerca de tu zona erótica puede ser un tanto desagradable y sobre todo no es nada nada insinuante.
  4. Tampoco necesitas mover tu lengua a hipervelocidad. En este caso la medida justa es muy importante, ni muy deprisa ni muy despacio, ten un poco de empatía y piensa en lo que te gustaría que te hicieran a ti, las aspas de un helicóptero no molan verdad? Pues a ella tampoco.
  5. No le lamas como si fuese un helado derritiéndose, es mejor movimientos cortos y húmedos que movimiento largos que recorran todo su cuerpo de una sola vez.
  6. Tu lengua no es un dedo y su clítoris no es un timbre, no golpees ni presiones con fuerza.

 

Otros consejos

 

Como bien dice la propia palabra en un cunnilingus los protagonistas son su clítoris y tu lengua, pero puedes invitar a otros actores secundarios: dedos, labios… pero ¡cuidado con los dientes!

 

El consejo más importante es la comunicación, no hace falta que preguntes direcciones como un turista perdido, pero estate atento a sus reacciones: ellas te irán diciendo si vas por el buen camino.

 

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

Deja tu comentario