Mis Fantasías Eróticas

25 Vistas 0 Me gusta

Listos y preparados, él en uno de sus trajes negros impolutos con corbata azul y yo en un vestido de noche negro, bastante sencillo pero muy atrevido con escote en V y un corte de falda abierto por un costado dejando ver una de mis piernas detallando en unos “So Kate” de aguja de la firma del reconocido Christian Louboutin. Me llevó a una restaurante de lujo donde al acabar de cenar no le importó pagar 780€ de la cena y dejar incluso algo de propina para satisfacer el mejor servicio ofrecido. Al llegar a casa entré en sus brazos y oí unos ruidos extraños, me asusté.

-Agus, hay alguien en casa, shh…

Él me tranquilizó y dijo que no pasaba nada, era parte de la sorpresa. Me dejó en el suelo y encendió la luz…

En el salón aparecieron dos personas una masculina y robusta y otra más pequeña y gracil, la una era Kyla y la segunda… No puede ser, era el hombre que he visto esta mañana en el parque haciendo footing. El rubio de ojos azul diamante.

-Bienvenidos chicos, acomodaos, enseguida traigo el vino, Sofi, te presento a Alec, un amigo de la empresa y socio, y que no se me olvide, futuro esposo de Kyla. Sí, yo negocié con Alec que su futura mujer accediera a ser nuestra compañera de juegos. Kyla me dio un pico amable y Alec se quedó igual de impresionado que yo. Ambos iban vestidos elegantemente, ella con un vestido corto bastante ceñido que marcaba con atractivo sus curvas de infarto y por lo cual supe de que estaba tan fijado su futuro marido, otra figura esculpida por los mismos dioses griegos. Iba enfundado en otro traje excelentemente acoplado a su gracil y musculada complexión. Alec me saludó después con dos besos y agregó.

-Anda, asique tu marido es Agustín, no me había dicho lo guapa que eras, este hombre parece que se reserva las mejores piezas, desde luego.

Agus nos escuchó y mientras buscaba en la bodega un buen vino para la ocasión, añadió.

-No quiero que mi buen colega se fiche a la rubia de este buen marido, ya la he cazado yo y será mía para siempre. Asi que tú a tu futura mujer y yo a la mía. Amigo.

Este le guiñó un ojo y continuó.

-No veas el footing que hemos hecho esta mañana juntos, me la he encontrado y hemos conversado un rato, fíjate que casualidad.

Agus siguió.

-¿Ah si? Que casualidad.

Este volvió con 4 copas de vino y la botella, donde nos dio una a cada uno y con el saca corchos eléctrico sacó el corcho. Uno a uno sirvió y en la copa de si mismo sirvió zumo de frutos rojos para compensar el sabor dejando la botella en la mesa del comedor.

-Brindemos, por una noche de amistad y placer. La pareja sonrió y yo hice lo mismo alzando la copa en alto, y brindando juntos, bebimos a la vez saboreando el característico sabor del lujoso vino Domaine de la Romanée-Conti Grand Cru al módico precio de 13.500€ en la bodega de mi marido para satisfacer mi más delicado paladar al gusto del vino.

Tras la cata, dejaron sus copas la pareja y se miraron, Alec le cogió suavemente de debajo del cuello encajando su mano entre su oreja decorada con los mejores diamantes de Cartier y le encajó un beso lento y sensual que me hizo estremecer cuando en la mitad de la erótica vista Agus se fue silencioso en busca de algo mientras yo bebía en silencio y disfrutaba sintiéndome de sujeta velas.

Cuando Agus volvió me dio una caja alargada y me dio uno de sus mejores besos. Me cogió la mano y me acompañó a un sillón Barcelona de piel de lujo en blanco acabado en metálicas patas de acero que le daban un aspecto más elegante.

-Vas a poder disfrutar con esto mucho más mientras estas sentada en este sillón de lujo.

Abrí la caja, era un masajeador de clítoris, un Smart Wand de la prestigiosa marca erótica LELO, acabado en negro y una sensual forma me cautivó acompañado de un dildo INEZ bañado en oro de la gama más alta del mercado. Tras recibir estos regalos me dejó en el sillón y la pareja tenía de fondo la cama de invitados blanca y con detalles en plumas y decorados dorados. Digna estancia para una orgía de 20 personas. Kyla y Alec se empezaron a besar y este le empezó a meter mano al mismo tiempo y le agarraba de su perfecto y rendondo culo, cuando de repente Agus entró junto a ellos y empezó a morder la oreja de Kyla y besar su cuello mientras le agarraba del culo. Alec seguía besándola con ternura. Agus metió sus manos bajo su vestido y jugó con sus nalgas dándole besos a estas, le encantaba jugar con mi culo y con el de ella al parecer.

-Kyla…

Susurró mientras le comía las nalgas y ella devoraba a su marido con suavidad y sin prisa. Agus bajó su tanga de encaje y metió sus dedos dentro de la vagina de Kyla para comprobar como estaba. Algo húmeda pero no preparada. Así le abrió de piernas un poco haciéndole respingar el culo y Agus le empezó a devorar su exquisito y depilado coñito. Le oí gemir y yo empecé a meterme mano masturbandome de la erótica escena en mi sillón de lujo. Me acerqué a Wanda y mientras miraba, lo encendí y me empecé a masajear el clítoris. Dios, era increíble, estaba viendo un trío real y para mi privilegio mi marido había pensado en mi. Agus empezó a masturbarle con sus dedos mientras se comía todo su coñito y Alec empezaba a bajar los tirantes del vestido para descubrir sus preciosos pechos, donde ya estaban duros y pesados. Kyla gemía de tener a dos hombres para ella y disfrutaba de ellos al mismo modo. Alec se empezó a comer sus pechos y Agus mientras seguía comiéndose el coñito de Kyla mientras ella le acariciaba el pelo a su futuro marido y ambos tres soltaban suaves gemidos al ritmo del placentero encuentro. Mientras tanto yo ya estaba cerca del orgasmo disfrutando de mi juguete. Kyla gemía y Agus tras complacer su hambriento coñito la volvió a morder y besarle cuello metiéndole mano hacia su clítoris mientras Alec se saciaba de sus tetas y masajeaba su culo. Eran un perfecto trío acompasado a mis gemidos. Alec acabó de tirar el vestido de Kyla y se quedó desnuda en unos Louboutin que yo misma le regalé uno de los días que vino. Ambos hombres la empezaron a acariciar, masturbar y comerse por ambos lados sus preciosos pechos mientras ella acariciaba sus cabezas y gemía retorciéndose mientras ellos sostenían su culo apretándoselo y dándole azotes firmes. Ella me miraba y yo me excitaba cada vez más de la película porno que estaba disfrutando en mi intimidad compartida.

-Joder, me encantáis…

Solté entre gemidos y Agus se comía su pecho mientras con su otra mano le masturbaba el clítoris para hacerla gemir.

-Vamos Kyla, queremos que te corras para nosotros…

Kyla gemía mirándole mordiéndose el labio y Agus respondió dándole un azote que ella disfrutó y se meneó para ellos, Alec la cogió para si besándola y la llevó a la acolchada cama donde descansó en mullidos cojines de plumas y dejándola estirarse, los hombres empezaron a desnudarse. Agus me miró guiñándome el ojo mientras iba hacia ella y se tumbaban a sus costados,  los dos hombres siguieron disfrutando de ella y Kyla usó su saliva para lubricar sus grandes penes que la iban a penetrar, ésta con las manos llenas de saliva empezó a masturbar a mi marido y al futuro suyo. Me excité tanto que me corrí sobre el sillón y me estremecí apretándome un pecho a lo que el sillón se impregnó de mi squirt y gotas de flujo. Kyla recibía sus masturbaciones por ambos hombres y ella a ellos compartiendo sus besos con ambos dos, excitándome mientras con el masajeador, temblaba de placer y gemía intentando unirme a ellos. Era tan erótico y sexual… desprendían un combo de poder sexual. Un bomba de triple efecto. Conforme Kyla recibía excitación de sus compañeros, yo percibía su coñito deseoso de correrse y ella se contuvo pocos segundos mas hasta que se corrió con un espeso flujo y algo de squirt a lo que los hombres endurecieron sus penes y sonrieron satisfechos, Agus soltó su gratitud:

-Joder Kyla, eres explosiva y solo te has corrido… quiero ver como gozas con mi polla dentro de tu bonito coño…

Kyla sonrió hacia el y le cogió de la barbilla para besarle delante de mi mientras Kyla me miraba de reojo para provocarme.

-Kyla… cuanto me pone que beses a mi marido… sigue…

Mi coñito ya estaba tan excitado como el de mi amiga y ella deseba poder complacerlo pero sentía mayor deseo por sus compañeros. Alec añadió.

-Agus, es mi futura mujer pero le encanta participar en actos compartidos de placer, quiero que te la folles con respeto.

Agus le miró con toda su testosterona a flor de piel y le comió la boca a Kyla sin reparo mientras azotaba el clítoris de su compañera y esta le mordía el labio complacida.

-Agus, que cachonda me pone que me azotes el coñito…

Agus se complació y le azotó otra vez mientras yo disfrutaba de la escena con mis juguetes y miraba cada detalle que mis compañeros me ofrecían para mi privado placer.

-Aguuuuuuuuussss…

Gimió Kyla y al mismo tiempo que yo deseosas de más. Alec tomó el mando y cogió a Kyla para colocarla a 4 patas mientras la besaba y Agus se preparaba detrás lubricandose su enorme polla lista para follarse el culazo de Kyla y su chico empezó metiendo su grandiosa polla en la boca de ella mientras Agus le dio un fuerte azote y esta gimió mientras se tragaba el enorme pollón de su hombre, sin dejar de recibir las embestidas duras de Agus, que disfrutaba mientras agarraba su bonito culo.

-Joder Kyla, me encanta poner a las mujeres a 4, sois tan bellas… y tan follables…

Alec recogió en su mano la larga y lisa melena pelirroja de Kyla mientras esta tragaba gozosa el miembro de su hombre y dejaba su falo envuelto en saliva mirándole lascivamente. Mi segundo orgasmo era inminente y mi volví a correr.

-AGGGUUUUUSSSS… AHHH…

Mi squirt salió disparado y me bajé el vestido para quedarme desnuda y tener mayor comodidad apretándome los pechos. Agus sonrió complacido y le azotó a Kyla mientras esta gozaba con sus dos extremos llenos de dos grandiosas pollas para su disfrute y gozo. -Aleeccc… me encanta comerte esta enorme polla que posees… es mi droga para seguir viviendo…  Le dijo a su hombre y este le dio una caricia mientras le volvía a meter su gruesa polla en su boca de carmín.

-Así Kyla cariño… ábrete para nosotros… y para Sofía… ella quiere verte.

Decidí cambiar de juguete y me deslicé el dildo de pesado oro dentro de mi húmedo y lubricado coñito.  Agus disfrutaba de su culo, Kyla de sus grandes pollas para ella sola y Alec de su mujer mientras yo de la triple fantasía hecha realidad ante mis ojos. Kyla se excitó y volvió a correrse de tragarse una y otra vez la polla de su hombre y Agus disfrutó de su squirt gimiendo complacido.

-Las mujeres corriendoos sois lo más maravilloso de este mundo, joder, y amo veros en vuestro éxtasis.

Dijo mi marido acariciando su culo y se sacó la gruesa polla de su coñito para cambiar a otra postura, ahora Alec se tumbó y Agus se puso de pie para recibir la boca hambrienta de Kyla, así esta cabalgaría a su hombre y recibiría el enorme miembro de mi marido que ansiaba ser liberado, esta empezó a cabalgar el enorme pollón de su hombre mientras este agarraba sus perfectas nalgas y gemía de gusto mientras Agus le recogía el pelo en una coleta y le introducía lentamente toda su envergadura hasta el fondo de su profunda garganta.

-¿Es verdad que te tragas la polla de tu hombre? Entonces podrás con la mía, abre bien… quiero que la limpies bien de como la has dejado con tu jugoso coño que me he follado ya.

Esta le miró excitada a sus palabras y mientras cabalgaba, Agus miraba como lo hacía mientras recibía el placer de la boca de Kyla experimentando la garganta profunda de esta, gozando como nunca antes.

-Dios Kyla, te la tragas toda, era verdad, que buena chica tienes Alec, pero Sofi lo hace mucho mejor, asi que esmerate.

Este sonrió guiñándome el ojo para que me sintiera complacida y lo recibí acorde a la situación disfrutando de la escena penetrándome la preciada joya de dildo que mi marido me había proporcionado para esa ocasión mientras gemía al borde de otro orgasmo. Kyla cabalgaba mas duro y Agus le ayudaba manteniendo su pelo recogido y haciendo un suave vaivén con sus caderas para sentir hasta la ultima respiración de ella ayudándose de su nariz para no ahogarse. Alec se excitaba de ver como cabalgaba al mismo tiempo que se comía entera la dura polla de mi marido.

-Kyla, dios mío, vas a hacer que me corra.

Le dijo Alec y esta se rió sacando la largura de mi hombre y le masturbó con la mano. Kyla gimió en alto y se volvió a correr meneándose traviesa sobre su hombre, llenándole de flujo y algo más de squirt. Para acabar con la guinda del pastel volví a correrme fuertemente al ver la excitante vista y mi coñito expulsó su squirt de placer frotándome el clítoris con ansia para hacer salir más squirt, mirándome ambos de mis compañeros masculinos que se excitaron aun más al verme. La última postura fue la ansiada penetración doble que tanto deseaba. Agus se tumbó en esta ocasión al borde de la cama y Kyla sobre él con su enorme polla reclamando su mojado coño. Alec se movió de pie a los pies de su colega donde dispuso a su mujer en la posición adecuada para penetrarla. Yo ya no podía más, iba por mi tercer orgasmo para el cuarto. Estaba en éxtasis, pero hice el esfuerzo de disfrutar un poco más de mi película porno. Ambos hombres se colocaron y Kyla lubricó con su saliva sus gruesos y combativos penes que se iba a follar tan agusto,

-Folladme chicos, follaos mi culito y mi coñito…

Dijo excitada Kyla cuando Agus la cogió hacia si y la penetró rápidamente al mismo tiempo que su hombre en su apretado culo.

-JODER, Kyla, tu culo… Dios…

Todos gemimos y formamos un hermoso coro de placer y sexo. Era increíble y mágico. Kyla se agarró al pelo de su hombre mientras cabalgaba y Agus se comía vorazmente sus redondas y saltarinas tetas que con sus embestidas hacia rebotar como dos pelotas de tenis. Gemí, ella gimió y los hombres clavaban su durísimas pollas en los profundos agujeros de mi compañera. Era puro morbo, me excité a niveles insospechados y seguí penetrándome y jugando con mi húmedo coñito lleno de deseo. Kyla se agarraba como podía y los hombres disfrutaban de ella, mientras ella disfrutaba de ellos sintiéndose llena de dos preciadas masculinidades, ella estaba en el cielo y los hombres en su paraíso.

No podíamos más, estábamos medio muertos de tanto morbo, excitación y placer. Kyla gimió excitada cabalgando como una posesa sintiéndose la reina del polvo más histórico de su vida. Volvió a correrse sobre sus compañeros y ellos excitados la azotaron, mordieron, besaron y gozaron a su antojo, pero con el máximo respeto hacia ella. Ayudaron Kyla a arrodillarse en el suelo, a esta le temblaban las piernas y a duras penas podía sostenerse. Se sujetó a la cama y los hombres se dispusieron a sus lados masturbandose los enormes sables para eyacular en ella, sus grandísimas pollas, que lucían unas venas marcadas y una erección durísima, estaban a punto de explotar en la cara de Kyla. Con ganas de eyacular ella, les agarraba de sus erecciones con ambas manos y sacaba la lengua alternándose para chuparles sus miembros. Ellos gemían de gusto y la miraban jugar con sus penes. Excitados perdidos ésta les masturbo fuertemente y con rapidez mientras les decía.

-Correos en mi cara y boca, vamos chicos, lo quiero todo, dadme todo, dadme de comer, tengo hambre… 

Ellos se excitaron y jadeaban de gusto acariciando su pelo y recogiendo cada uno la mitad de cada mechón para que trabajase agusto, cuando los 4 explosionamos en una fuerte corrida de semen por parte de los hombres que excitados se corrieron en la boca y cara de Kyla mientras estaba cerraba los ojos y se dejaba llenar y ellos vaciarse en ella.

-Eso es chicos, todo a Kyla, me encanta que os corrais en mi boca y me pintéis la cara de vuestra leche chicos, me pone tan cachonda…

Estos rendidos se tiraron a la cama y tras haberme corrido yo junto a ellos dejando el sillón hecho unos zorros, me levanté a duras penas y ayudé a Kyla a limpiarse con una toallita húmeda todo el semen que ellos le habían echado, habiéndose tragado el que cayó en su boca.

-Gracias Kyla, has estado genial. Descansa cariño, te lo mereces.

Esta sonrió y me abrazó con cariño.

-Gracias a ti rubita, he disfrutado mucho del trío, espero que tu también de espectadora, que morbo me daba que nos mirases… vamos a descansar anda, ha sido un día durísimo, como las trancas de nuestros chicos, que ya duermen, miralos.

 Esta los señala y se ríe. Nos damos la mano y nos tumbamos cada una encima de nuestro hombre. Había sido uno de los más increíbles días de mi vida, había participado en un trío. Que morbazo… espero que los juegos de mi marido y míos sean siempre eso, juegos. Gracias a él he podido disfrutar de uno y le debo de agradecer el detalle. Es el mejor hombre que he podido tener en mi cama. Mi hombre, el rey de mis noches y sol de mis mañanas. Mi dios.

Sadow

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

Deja tu comentario