Las Caricias y el tacto

514 Vistas 0 Me gusta

Qué olvidado tenemos la parte más sensible de nuestro cuerpo, ¿qué creeis que hablo de los genitales? pues estais equivocados, hablo de la piel.   Nuestra piel, en un sólo centímetro cuadrado contiene más de 5.000 receptores sensitivos, enviando la información de forma instantánea a nuestro cerebro, es a través de sus terminaciones nerviosas, la que recibe todos los estímulos,  percibe la temperatura, la presión, el dolor y el tacto.

  El tacto es el sentido afectuoso, lo usamos para besarnos, abrazarnos, tomar de la mano,  sentir a nuestra pareja en nuestras relaciones más íntimas. 

   

Esa piel es tan importante, es el transmisor de tantas sensaciones, que debemos potenciarlas.

¿Cómo lo hacemos?

Por medio del tacto y por todas sus expresiones.

El tacto…las sensaciones que  transmite ese sentido a nuestro cerebro son maravillosas, la forma de aumentar su sensibilidad es por las caricias o por los masajes. Podemos acariciarnos a nosotros mismos para conocernos mejor o con nuestra pareja.

Buscando una forma de explicar mejor la importancia del tacto, de las caricias, del contacto físico en la pareja, pero no sólo genitalidad, he recordado el tantra y el sexo tántrico; no en el hecho de relaciones sexuales interminables, sino en la importancia que le da el tantra a la conexión,  a los 5 sentidos, (y que quede claro que no estoy hablado de sexo tántrico sino de ciertas cosas, que podemos aplicar).

 Primero tenemos que preparar el lugar donde vamos a estar,que nos resulte cómodo, cálido; y después buscamos tiempo, eso es muy importante, tiempo, tomarse las cosas con calma.

Tenemos que practicar la conciencia plena, prestar atención a lo que sentimos y centrarnos en el momento presente que estamos viviendo, de esta forma estaremos viviendo la experiencia plena.

Mirar a nuestra pareja a los ojos el mayor tiempo posible, esto lleva su tiempo acostumbrarse.

Cambiar de postura cuando os acariciáis y besáis, olvidaros de estar tumbados,  que es muy de la cultura europea.

Olvidaros de los genitales, no los busquéis,  estáis buscando una conexión emocional mayor, Un despertar de los sentidos por medio de las sensaciones de vuestra piel, cada toque, cada beso, cada caricia, os lleva a una experiencia sensorial más gratificante, más rica, a conectar más con vuestra pareja y con vosotros mismos.

Haced que vuestras manos y vuestra piel sea y desee ser acariciada, haced que esté suave, jugad con el sentido del olfato y usad un aceite de masaje o un masaje nuru que os guste a los dos y os conecte todavía más.

Usad plumas para descubrir diferentes tipos de sensaciones, mientras dejáis que el tiempo pase y os abandonáis a una conexión mayor que el coito.

 Vuestra piel os irá pidiendo como quiere las caricias, suaves o más fuertes… por qué no os quedéis en sutilezas, la intensidad puede ir variando, subiendo y bajando…vosotros os lo tenéis que comunicar, si, porque ante todo la comunicación es lo más importante.

 Y disfrutad de estos momentos de piel con piel, experimentar en soledad como vuestro cuerpo responde y luego experimentar en pareja.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

Deja tu comentario